El sacerdote, don de Dios para el mundo

Reflexión del Rector del Seminario de Lugo

 

“El sacerdote, don de Dios para el mundo”, este es el lema que anima el Día del Seminario de este año. Expresión que parafrasea la que el Papa Benedicto XVI pronunció en el Angelus  del día 6 de Junio de 2010, en la clausura del Año Sacerdotal: “El sacerdote es un don del Corazón de Cristo; un don para la Iglesia y para el mundo”. Palabras con las que el Sumo Pontífice ilumina con igual sencillez y clarividencia la esencia del sacerdocio ministerial.

Quizás sea hoy necesario afirmar, más que nunca, que el sacerdote representa para el mundo una acción de Dios, en la que se refleja su predilección amorosa por los hombres. Porque los sacerdotes no hacen otra cosa que repartir los dones y regalos de Dios siguiendo el ejemplo de Jesucristo que se dio totalmente y sin límites. Ahora bien, en tiempos de incertidumbre como los nuestros, apreciar y valorar esto no es tarea fácil porque la  cultura contemporánea, y buena parte del tejido social, contemplan el sacerdocio como un bien prescindible y, en consecuencia, ni solicita ni necesita este regalo.

Sin embargo, “sí, tiene sentido ser sacerdote: el mundo, mientras exista, necesita sacerdotes y pastores, hoy, mañana y siempre” (Benedicto XVI, carta a los seminaristas). Así lo afirmamos también nosotros. Porque el sacerdote a través de su existencia concreta, su estilo de vida, sus gestos y palabras, contribuye a desvelar el rostro de Dios en la sociedad de hoy. Y al vivir en plenitud su identidad y ministerio es un verdadero regalo para el mundo en general y para los cristianos en particular.

El Seminario, don de Dios para la diócesis

Un regalo inmenso de Dios a la Iglesia diocesana es el Seminario. Por eso, volvemos los ojos a él y hacemos una acción de gracias y una plegaria.

La primera para poner de manifiesto que también en nuestra diócesis existen jóvenes que viven con la conciencia de ser receptores de un don-elección de Dios, que lo acogen y se preparan para ser regalo de Dios en nuestra diócesis: son nuestros seminaristas.

Los seminaristas actuales, menores y mayores, nos invitan a abrir nuestras vidas a la esperanza. En el Seminario crecen y maduran al calor de la oración, de la meditación asidua de la Palabra, de la participación en la Eucaristía, de la devoción filial a María, del acompañamiento fraterno en la comunidad. Con el deseo de construir la vida identificados con Cristo y respondiendo a la invitación que Él les hace en la Iglesia, son el mejor don de Dios para nuestra diócesis.

El año 2010 ha sido un año de gracia que nos ha traído el  regalo de tres ordenaciones sacerdotales. Este año 2011 se abrió con la recepción de los Ministerios de Lector y Acólito de otros dos seminaristas, el pasado día 18 de febrero. Son frutos maduros del amor de Jesucristo a la Iglesia de Lugo.

Con todo, y desde la alegría y la confianza del sembrador, es necesaria la plegaria. Son precisas más respuestas, más vocaciones. Comprometamos muchas siembras de oración y de propuestas educativas en las que se ofrezca el Seminario como lugar de desarrollo de la vocación humana, cristiana y vocacional. Hagamos nuestro este proyecto. Gracias.

Lugo, 12 de marzo de 2011.

Daniel García García

DÍA DEL SEMINARIO:19 DE MARZO DE 2011

Motivación

El 19 de marzo se celebra en las diócesis el “Día del Seminario” con el lema “El sacerdote, don de Dios para el mundo”

En la clausura del Año Sacerdotal, el 13 de junio de 2010, Benedicto XVI se dirigió así a la multitud congregada en la Plaza de San Pedro: “El sacerdote es un don del corazón de Cristo: un don para la Iglesia y para el mundo”. Parafraseando las palabras del Papa, el lema que anima la jornada del Día del Seminario 2011 es, precisamente, “El sacerdote, don de Dios para el mundo”, en la certeza de que también hoy el sacerdote representa para el mundo una acción de Dios en la que se refleja su predilección amorosa por los hombres.

Nota sobre datos estadísticos de los Seminario de España

En el curso 2010-2011 se ha producido un aumento del 14,83% en el número de seminaristas ordenados en España. En concreto, se ha pasado de 141 en el año 2009 a 162 en el 2010. Asimismo, se está produciendo en los últimos años un incremento en el número de seminarios, tanto mayores como menores.

El número total de seminaristas que hay en España, en el curso 2010-2011, es de 1.227. En términos absolutos, se ha producido un leve descenso del 3% con respecto al curso anterior y la cifra se sitúa ligeramente por encima de la que había hace 2 años, en 2009, cuando el número total era de 1.224.

Datos del Seminario de Lugo curso 2010-2011

 

Número de seminaristas 

Seminario Menor Seminario Mayor TOTAL
50 7 57

 

 Órdenes Sagradas año 2010

Sacerdotes 3
Diácono 1
Ministerios de Lector y Acólito 3

 

Órdenes Sagradas año 2011 (hasta marzo)                      

Ministerios de Lector y Acólito 2

 

Celebración del Día del Seminario 2011

-Vigilia de oración Pro Seminario, en la Catedral, organizada por la Adoración Nocturna, día 18, a las 9 de la noche

-Presencia de los seminaristas mayores en las parroquias de Meira, Lalín y San Francisco Javier.

-Distribución de materiales catequéticos, estampas y pósters en toda la diócesis

-Oración en todas las eucaristías de la diócesis por las vocaciones sacerdotales

– Convivencia de sacerdotes jóvenes en colegios. De 29 de marzo al 7 de abril.

-Retiros espirituales de los formadores del Seminario en toda la diócesis durante el mes de marzo

Aumenta en un 15% el número de nuevos seminaristas en España

Este año ha aumentado también el número de ordenaciones. El 19 de marzo se celebra en las diócesis el “Día del Seminario” con el lema “El sacerdote, don de Dios para el mundo”

Madrid, 7 de marzo de 2011.- En la clausura del Año Sacerdotal, el 13 de junio  de 2010, Benedicto XVI se dirigió así a la multitud congregada en la Plaza de San Pedro: “El sacerdote es un don del corazón de Cristo: un don para la Iglesia y
para el mundo”. Parafraseando las palabras del Papa, el lema que anima la jornada del Día del Seminario 2011 es, precisamente, “El sacerdote, don de Dios para el mundo”, en la certeza de que también hoy el sacerdote representa para el mundo una acción de Dios en la que se refleja su predilección amorosa por los hombres.
Es en tiempos de incertidumbre, cuando se antoja más necesario que nunca prolongar la estela de tantos sacerdotes que han sido claves para la renovación espiritual y social del mundo en distintas épocas y geografias. Benedicto XVI lo recordó, cuando se dirigía hacia Santiago de Compostela y Barcelona en noviembre pasado, y mencionó a algunos de los grandes santos de nuestro país, entre ellos San Juan de Ávila (patrón del clero secular español), que contribuyeron “al renacimiento del catolicismo en la época moderna” y que siguen inspirando hoy el camino del futuro.
El cartel de la campaña de este año, además del lema, muestra la figura de Cristo, compuesta por un mosaico realizado con fotografías de seminaristas, sacerdotes e imágenes del mundo en el que llevan a cabo su ministerio. La imagen del Cristo, que se descubre en toda su belleza cuando se observa el cartel a distancia, expresa de manera muy sugerente y evocadora lo que el lema de la Jornada dice con palabras: que el sacerdote, otro Cristo, es un don de Dios para el mundo.
La mayoría de las diócesis españolas celebran el “Día del Seminario” el día 19 de marzo, fiesta de San José. La iniciativa nació en 1935. Desde entonces, cada año la Jornada llega con un nuevo lema y el objetivo de suscitar vocaciones
sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas. Como el día de San José no es siempre fiesta civil en todas las comunidades autónomas de España, desde hace un par de décadas la Jornada del Seminario se celebra el 19 de marzo y también en el domingo más próximo. Con todo, la Iglesia ha conservado para la festividad de San José el carácter del día de precepto.

Datos estadísticos
En el curso 2010-2011 se ha producido un aumento del 14,83% en el número de seminaristas ordenados en España. En concreto, se ha pasado de 141 en el año 2009 a 162 en el 2010. Asimismo, se está produciendo en los últimos años un
incremento en el número de seminarios, tanto mayores como menores y, en este año, ha aumentado también el número de ingresos de nuevos seminaristas en un 14,49%, situándose en 245 frente a los 214 nuevos del curso anterior.
El número total de seminaristas que hay en España, en el curso 2010-2011, es de 1.227. En términos absolutos, se ha producido un leve descenso del 3% con respecto al curso anterior y la cifra se sitúa ligeramente por encima de la que había hace 2 años, en 2009, cuando el número total era de 1.224.
La exigencia en la selección y el cuidado del discernimiento vocacional, a los que llamó con especial énfasis el Papa durante el Año Sacerdotal, siguen siendo criterios de actuación en los seminarios españoles, conscientes de que el ejercicio del ministerio requiere un esfuerzo constante para poder ser, de una forma adecuada, don para un mundo necesitado.

Fuente: Conferencia Episcopal Española

Las estadísticas pueden consultarse en
http://www.conferenciaepiscopal.es/index.php/dia-del-seminario.html

Benvida, Coresma

Comezamos o camiño cara á Pascua. O tempo de Coresma ofrécenos a posibilidade de crecer, a oportunidade de entrar en nós e discernir o tipo de discípulos enviados que somos. Ofrécenos a posibilidade de ilusionarnos, coa ilusión de quen emprende camiño ou inicia unha nova etapa. Ofrécenos a oportunidade de desprendernos do superfluo, abandonar rutinas. Ofrécenos a oportunidade de arriscarnos á aventura de adentrarnos noutro mundo. Ofrécesenos a ocasión de agarrar a nosa cruz e cargar con ela facendo do esforzo e o sacrificio, ofrecemento.

Cantas veces nos gustaría deixar atrás facetas da nosa vida, e comezar de novo, borrando o malo e deixando so o bo. O camiño á Pascua é tempo de paso, cambio, conversión, movemento, novidade, nacemento. E tempo que podemos aproveitar para reflexionar, meditar, orar, perdoar, e perdoarnos… cada un sabe cal é o sendeiro que debe seguir, cada un de nos coñece cal é o sentido do seu xaxún, esmola ou abstinencia. Cada un de nós sabe do que debe desprenderse (da tristura, desazón, temor, rencor …) para deixar as mans libres coas que abrazar a Cristo que nos agarda cos brazos abertos.

A %d blogueros les gusta esto: